ENG

ELECCIONES 2014: EL PODER DEL VOTO HISPANO

En caso de que ningún hispano hubiera salido a votar, los demócratas habrían perdido diez escaños más en la Cámara y la brecha con los republicanos sería de 78 asientos.

{{opp}}
Inactivo
Activo
{{opt_seleccionada}}
{{opt}}
Republicanos Demócratas Se mantiene republicano Se mantiene demócrata Se volvería republicano Distritos donde ganó un
representante hispano
Ganador pendiente
AYUDA
INFO
CA OR WA MT ND SD WY ID NV UT TX NM AZ MO NE CO KS OK LA AR IN OH MI WI IL MN IA MS FL SC GA AL TN NC VA WV KY MD DC PA NY NJ CT RI MA VT NH ME DE AK HI

El impacto de los hispanos en la elecciones de Estados Unidos se discute sin falta cada año electoral. Este debate lleva a preguntas como: ¿qué hubiera pasado si más hispanos hubieran votado? Y, a pesar de la baja participación, ¿qué impacto tuvieron los hispanos que sí votaron en los resultados de la elección?

En esta visualización se estudian dos escenarios: primero, se ve el efecto que tendría agregar a todos los hispanos mayores de 18 años sin importar su estatus migratorio; y segundo, se observa el resultado de quitar a todos los hispanos de la elección.

Si todos los hispanos votaran nada cambiaría, los demócratas simplemente no ganarían más asientos en la Cámara. Pero, si ningún hispano hubiera votado diez distritos donde ganó un demócrata más bien se hubieran pintado de rojo. La brecha de representación entre ambos partidos en el Congreso hubiera sido mucho mayor a los 58 asientos que hoy los separan.

Ahí la importancia de los hispanos como un electorado clave en Estados Unidos.

Las elecciones intermedias

El pasado 4 de noviembre estadounidenses de todas las edades y orígenes salieron a votar por los que serán sus nuevos representantes en el Congreso. En el caso de la Cámara de Representantes los republicanos ganaron 14 asientos, mientras que los demócratas perdieron 10, dejando la composición de este órgano en 245 asientos republicanos y 187 demócratas - con tres asientos aun siendo disputados.

La tasa de participación este año fue extremadamente baja, de hecho sólo el 36.4% de la población salió a votar, convirtiéndola en la elección con menos participación desde 19411. De acuerdo a datos preliminares, la participación de los hispanos fue de sólo 8% del total de electores2. Este número, extremadamente bajo como de costumbre en elecciones intermedias, es similar a la participación en la elección de 2010, en la cual los hispanos formaron solo el 7% de la población votante.

Los números muestran que, dadas las características del electorado hispano (que está altamente concentrado en distritos que son poco competitivos) el impacto de una mayor participación en la composición del Congreso es relativamente bajo. Esto no implica que su voto no sea importante. De hecho lo es, y mucho, sobre todo para el partido Demócrata.

La mejor forma de probarlo, es construyendo dos escenarios para la elección de 2014: uno en el que todos los hispanos mayores de 18 años, sin importar su estatus migratorio hubieran votado, y otro en el que ningún hispano hubiera votado.

En el primer escenario –que busca ver que pasaría si se incluyera a todos los hispanos mayores de 18 años– no hay un solo distrito republicano que de votar todos los hispanos se cambie a demócrata. Este resultado aislado podría ser visto como prueba de lo que algunos analistas identifican como el poco y pobre peso electoral de los hispanos. Lo anterior, junto al hecho que incrementó el porcentaje de hispanos que votaron por el Partido Republicano de 27% a 36%3, empuja a reabrir el debate y volver a preguntar ¿cuál es el verdadero impacto electoral de los hispanos sobre sus representantes?

Podemos contestar esta pregunta al construir el escenario alterno: un Estados Unidos en el que ningún latino votara. Al quitar a los hispanos del juego electoral de 2014, encontramos que en diez distritos no hubiera ganado el candidato demócrata: CA09, CA16, CA24, CA26, CA31, FL02, MD06, NY18, NY25 y TX15.

Las historias de los distritos clave

Esto se explica por dos razones, o el electorado latino es proporcionalmente grande o se trata de distritos muy competidos en los que pocos hispanos pueden tener grandes impactos. Por ejemplo, entre los diez distritos que los demócratas hubiesen perdido sin el apoyo hispano se encuentran el distrito 15 de Texas donde los hispanos votantes conforman el 71.4% de la población total de más de 18 años con ciudadanía, así como el distrito dos de Florida donde apenas el 4.6% de los votantes son de origen hispano.

De estos diez casos en ocho el representante demócrata en turno ganó la reelección, pero la hubiera perdido de no haber sido por los votantes hispanos. Dentro de estos se encuentra Rubén Hinojosa, de origen hispano, que representa el distrito 15 de Texas desde 1997. Este distrito Texano, localizado en la parte sur del estado, es conocido por su gran población latina y antes de Hinojosa el representante de este distrito era Kiki de la Garza, también de origen hispano.

Otro representante de origen Hispano que hubiera perdido la reelección de no ser por los votantes latinos es Jim Costa del distrito 16 de California. Esta elección fue una de las más cercanas, de hecho Costa le ganó a el candidato republicano Johnny Tacherra por poco más de mil 300 votos.

Quizás por su población sea poco sorprendente el que los hispanos determinen el resultado electoral de estos dos distritos. Sin embargo, en distritos como el 6 de Maryland y el 25 de Nueva York, donde la población hispana votante es de apenas 6% del total, sí es asombroso. MA06, que está localizado en la parte noroeste del estado, fue retomado por los demócratas en 2012 y fue una de las carreras más cerradas de esta elección. Delaney, demócrata, obtuvo 49.6% del voto contra 48.4% que obtuvo Dan Bongino, el candidato republicano. De no haber votado los hispanos, Delaney hubiera perdido la elección.

En NY25 pasó algo similar, Louise Slaughter ganó la reelección por sólo 869 votos, lo cual fue extremadamente sorprendente ya que todos los analistas predecían una victoria demócrata fácil. Lo interesante de nuevo es que sin los votantes hispanos esta cercana elección podía habérsela llevado el Partido Republicano.

El distrito dos de Florida es otro caso interesante ya que es un distrito que se pensaba que se llevarían los republicanos con mucha seguridad. De hecho al ver las predicciones hechas por varias fuentes vemos que casi todos le daban una probabilidad enorme de ganar al Partido Republicano, por ejemplo el Election Lab del Washington Post calculó que era 97% seguro que ganara el representante republicano en turno.

Sin embargo, al final ganó Gwen Graham, candidata demócrata, con 50.4% del voto. ¿Que hubiera pasado si todos los hispanos hubieran decidido abstenerse de votar el 4 de noviembre? De acuerdo a las predicciones presentadas aquí, Sutherland hubiera cumplido con las predicciones y mantenido su asiento en la Cámara de Representantes.

El resto de los distritos mencionados eran asientos que los demócratas creían seguros, pero que sin el electorado hispano probablemente hubieran estado expuestos a una derrota por parte de los Republicanos.

Diez distritos pueden parecer poca cosa, sin embargo el voltear los resultados electorales de éstos hubiera cambiado la composición de la cámara baja de 187 demócratas y 245 republicanos en 177 demócratas y 255 republicanos, posición que hubiera atrofiado el peso político de los demócratas aun más en este órgano.

Nota Metodológica:

Los datos utilizados fueron tomados de las siguientes fuentes: los datos de resultados de la elección 2014 se tomaron de fuentes como Huffington Post y Politico; la variable de estados pertenecientes al “Bible Belt” se construyó utilizando múltiples fuentes que hacen mención de los estados que comúnmente se consideran como parte de esta categoría; los datos demográficos y sociodemográficos fueron obtenidos del American Community Survey, el cuál incluye datos censales ya calculados por distrito congresional.

Para predecir a los partidos ganadores en cada distrito en el caso de que no votaran hispanos y de que votaran todos los hispanos mayores de 18 años se hicieron una serie de análisis de regresión. En particular, se utilizaron modelos de regresión lineal (OLS) y simulaciones con estos modelos utilizando el programa Clarify.

Para más detalles sobre el proceso de investigación de este proyecto has clic aquí.