ES Brand
EN
Civiles y policías: desencuentros fatales

José Maldonado, un hispano de 22 años, murió el 13 de abril de este año en manos de la policía. Cuentan que Maldonado estaba siendo procesado en las oficinas de East Hartford, Connecticut, por asalto y otros crímenes menores. Durante el interrogatorio se tornó agresivo con la policía por lo que uno de los oficiales, Jason Kaplan, le disparó con taser. A Maldonado lo llevaron al hospital de Hartford y murió en el camino.

Este, entre otros incidentes, provocó que la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP por sus siglas en inglés), le reclamara al estado de Connecticut que la mayoría de los muertos por uso de pistolas de electricidad eran negros o latinos.

José Rivera, de 22 años, era guardia en Atwater, una cárcel federal de alta seguridad en California. El 20 de junio de 2008 Rivera intentaba regresar a dos reos, Joseph

Cabrera-Sablan y James León Guerrero (ambos sentenciados por asesinato), a sus celdas en el segundo piso de la cárcel cuando uno de los reos lo atacó. Rivera, viendo que no podía contra dos hombres, trató de regresar al primer piso, se resbaló en las escaleras y lo alcanzaron ambos reos y lo acuchillaron. Rivera logró defenderse de ambos hombres a pesar de las heridas graves hasta que llegaron otros celadores, pero murió en el camino al hospital.

Son solo dos casos de los tantos que se producen anualmente en Estados Unidos. Civiles muertos en manos de la policía (y otros agentes de seguridad), y policías muertos en cumplimiento de su deber. UnivisionNoticias.com reúne en esta visualización toda la información existente al respecto, con énfasis en los civiles y los policías hispanos.

ENTRAR